La vida en manos del Soberano

Un día, mientras caminaba por los pasillos de la iglesia, me detuvo la voz de un joven que estaba alabando: “El camino de mi Padre puede ser complicado, pero mi alma se regocija de saber que Dios no se equivoca. Aunque la noche sea oscura, Dios no se equivoca”. No sabía en qué situación angustiante se encontraba este joven, pero pude sentir claramente la desesperación con la que buscaba a Dios.

En Romanos 8:28 dice: “Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien”. Y aquí “todas las cosas” incluye también nuestros errores y fracasos. Incluso los resultados que no esperábamos, las dolorosas injusticias y el pasado que no queremos recordar; Dios usa todo esto para moldear con Sus propias manos nuestras vidas y formar, finalmente, el hermoso resultado que Él espera.

José tuvo una vida difícil, con una aflicción constante y cuando había sido encarcelado injustamente, el futuro le parecía totalmente oscuro. Sin embargo, la mano del Dios Soberano que no se equivoca, jamás lo abandonó a él. Entonces, para quien fue llamado por Dios la aflicción no ocurre sin un propósito, sino que hace el bien.

¿Está sufriendo porque no ve el camino? ¡Recuerde que toda su vida se encuentra en las manos del Dios Soberano y tranquilícese!

Abre los ojos de la fe, Park Ji-woong

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escríbenos!
¿Tienes alguna consulta?