La Bendición de la Obediencia

Si bien nosotros no creemos en Dios para recibir una recompensa, el Señor siempre tiene preparado un premio para el fiel; sin embargo, muchos malinterpretan a Dios y creen que Él es alguien que nos quita todo lo que nos gusta. Por eso piensan que les irá mejor si se alejan de Él y viven a su manera, intentando lograr algo por sí solos, pero la realidad es cruda.

El resultado del esfuerzo propio es un fracaso tras otro y, la manera de superarlo es siguiendo el consejo de la Biblia y meditando en la bondad de Dios. Además, en vez de ver la vida como fragmentos, debemos verla desde la perspectiva de la providencia de Dios que hace el bien uniendo todas las cosas.

Ante esto es muy útil leer sobre la vida de los personajes bíblicos, ya que el estudio constante de ellos nos permite comprender cómo obra Dios en sus vidas y cómo podemos imitar su obediencia.

Si desobedecemos, no veremos respuestas, pero si obedecemos, se abrirán nuestros ojos y comprenderemos la voluntad de Dios. Así, podremos conocer una madurez espiritual mucho más alta y el Espíritu Santo, que es el espíritu de la obediencia, nos ayudará abriendo nuestros sentidos espirituales.

Nuestro esfuerzo siempre será la segunda opción, mientras que la promesa de Dios siempre será la mejor.

El Cristo que conocí en el capítulo de la fe, Kang Joon-min

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escríbenos!
¿Tienes alguna consulta?