Requisitos para ser Elegido y Llamado

Muchos creyentes enumeran las causas por las que pudieron recibir la salvación; algunos sugieren que se debe a que sus padres eran excelentes fieles, porque leyeron la Biblia cuando no iban a la iglesia o porque están de acuerdo con muchas perspectivas mundiales cristianas. Sin embargo, Dios no llama al hombre por su condición, ya que el antecedente humano es solo un elemento secundario. De hecho, podemos equivocarnos a pesar de leer frecuentemente la Biblia y creer en Dios; también puede que no lo conozcamos e incluso vivamos haciendo el bien.
Cuando comprendemos que la salvación no depende de nosotros, nos volvemos humildes y dejamos de juzgar o sentirnos superiores
a los no creyentes, basándonos en nuestros fundamentos. Además, confesamos sin reservas que nuestra vida y todo lo que tenemos es
del Señor, gracias a que volvimos a nacer por Su amor y no por lo que hay en nuestro ser. De este modo, reconocemos que si el Señor
no nos hubiera llamado, habríamos sido seres abandonados. Hay quienes piensan que, cuanto más tiempo han estado atrapados en el pecado y el libertinaje, más les costará librarse de la culpa o que una vez conocen a Cristo y experimentan una dificultad, pareciera que ‘Dios no los ama porque no iban a la iglesia cuando eran pequeños’. Esto se debe a que la evidencia del llamado de Dios no está en lo que puede hacer el hombre, sino en el Señor y, gracias a esto, podemos seguir presentándonos ante Dios aunque estemos llenos de errores.

La doctrina que conocí en la vida diaria, Seo Chang-hee

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escríbenos!
¿Tienes alguna consulta?