Fuego extraño en el Altar

La Biblia es clara en que ofender al Espíritu Santo no es una cosa ligera. Sin embargo, miles de personas lo hacen todos los días. El movimiento carismático, con más de quinientos millones de miembros en todo el mundo, es el movimiento religioso de más rápido crecimiento a nivel mundial. Atrevidamente llena el nombre del Espíritu Santo con adoraciones que no van de la mano con la Biblia como ladridos, saltos, risas a carcajadas, estados de trance, revelaciones sin base en la Escrituras, formas de hablar incomprensibles, profecías erráticas y sanaciones sin efecto.

Para las multitudes desorientadas, estas son obras del Espíritu Santo, pero en realidad no son obra de Dios en lo absoluto sino Fuego extraño. Cuando Nadab y Abiú ofrecieron un “extraño fuego” al Señor (Levítico 10.1-3), cuando los fariseos le atribuyeron la obra del Espíritu a Satanás (Mateo 12.22-37) y cuando Ananías y Safira mintieron al Espíritu Santo (Hechos de los Apóstoles 5.1-6), cada una de estas acciones constituyó una ofensa que produjo graves consecuencias, incluso la muerte.

La palabra de Dios nos dice; Mi santuario tendréis en reverencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escríbenos!
¿Tienes alguna consulta?