¡El pastor que fracasó!

Un Pastor de una pequeña aldea, llegó a la iglesia animado y motivado para realizar un culto más de noche. La hora pasaba y el pueblo no llegaba.
Después de 15 minutos de retraso entraron tres niños y después de 20 minutos entraron dos jóvenes, así que el Pastor decidió comenzar el culto con los cinco hermanos. Al transcurrir el culto entró una pareja que se sentó en los últimos asientos de la iglesia. Cuando el Pastor hacía la lectura de la Biblia para la predicación de la noche, entró otro señor medio sucio con una cuerda en la mano. Incluso decepcionado sin entender el por qué del fracaso del pueblo, el Pastor manejó el culto animado y predicó con dedicación y celo. Cuando regresaba a la casa fue asaltado y golpeado por dos ladrones que llevaron su maletín donde había su Biblia y otras pertenencias de valor.

Mientras su esposa hacía los vendajes de las heridas en casa, describió ese día como:
– El día más triste de su vida
– El día más fracasado de su ministerio
– El día más infructuoso de su carrera.


Después de cinco años, el Pastor decidió compartir esta historia con la iglesia. Cuanto él terminó de contar la historia, una pareja de gran referencia en aquella congregación detiene al Pastor y dicen: ” Pastor esa pareja de la historia que se sentaron en el fondo éramos nosotros. Estábamos al borde del divorcio debido a varios problemas y desacuerdos que había en nuestro hogar, aquella noche decidimos darle fin a nuestro matrimonio, pero primero decidimos entrar en una iglesia y dejar nuestras alianzas y luego cada uno seguir su camino, pero Dejamos el divorcio atrás después de escuchar la prédica del Pastor esa noche y hoy estamos aquí con nuestra familia restaurada “.
En cuanto hablaba la pareja, uno de los exitosos empresarios que ayudaban en el sustento de aquella iglesia, saludaba pidiendo oportunidad para hablar y dijo: ” Pastor yo soy aquel señor que entró medio sucio con una cuerda en la mano. Yo estaba al borde de la quiebra, perdido en las drogas, mi esposa y mis hijos se habían ido de casa por mis agresiones. Esa noche intenté el suicidio, pero la cuerda se rompió, cuando iba a comprar otra cuerda, vi la iglesia abierta, y decidí entrar tal cual estaba, sucio y con la cuerda en la mano. Esa noche el mensaje me perforó el corazón y salí de aquí con ánimo de vivir, hoy soy libre de las drogas, mi familia volvió a casa y me convertí en el mayor empresario del pueblo “.
En la puerta de entrada el diácono que hacía el protocolo gritó: ” Pastor yo fui uno de esos ladrones que lo asaltaron hace 5 años, el otro murió aquella misma noche cuando realizábamos el segundo asalto. En el maletín que le quitamos usted tenía una Biblia, yo me la pasé leyendo cada que me levantaba por la mañana, luego decidí entrar a esta iglesia “.
El pastor quedó en shock y comenzó a llorar junto con la congregación, después de todo aquella noche que él consideraba como una noche de fracaso, fue una noche muy productiva y bendecida…

El culto fue hecho por Dios.

Lecciones
1-Ejerce tu llamado con dedicación y celo independiente del número de participantes.
2-Da tu mejor esfuerzo cada día, pues cada día eres un instrumento para la vida de alguien.
3-En los días más malos de tu vida todavía puedes ser bendición en la vida de alguien.
4-El día que consideras como el día más infructífero de tu vida en la tierra, en realidad podría haber sido el día más productivo en el mundo espiritual.
5-Dios usa las malas circunstancias de la vida para producir grandes triunfos.
6-Nunca digas; ” hoy Dios no hizo nada “, solo por el hecho de que tus ojos no puedan verlo.

Visto en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escríbenos!
¿Tienes alguna consulta?